¡Oferta!

Vitamina D3 4000 U.I. con Aceite de Oliva

14,90 11,90

La última década ha visto un aumento dramático en el interés general y la investigación de la vitamina D, con muchos atletas que ahora toman suplementos de vitamina D como parte de su régimen dietético diario. El papel más reconocido de la vitamina D es su regulación de la homeostasis del calcio; existe una fuerte relación entre la vitamina D y la salud ósea en individuos no atléticos. Por el contrario, los datos han fallado consistentemente para demostrar cualquier relación entre el 25 [OH] D en suero y la salud ósea, que puede deberse en parte al estímulo osteogénico del ejercicio.

La vitamina D puede interactuar con los tejidos extraesqueléticos, como los músculos y el sistema inmunitario, para modular la recuperación de los riesgos del ejercicio y la infección. Dado que muchos atletas ahora participan en la suplementación, a menudo consumiendo dosis extremas de vitamina D, es importante evaluar si la vitamina D excesiva puede ser perjudicial para la salud.

Categoría:

Se ha demostrado que la formula hormonalmente activa de la vitamina D, la 1,25-dihidroxivitamina D, tiene funciones críticas en el cuerpo humano y regula cerca de 900 tipos de genes, es decir, no es tan solo una vitamina relacionada con el metabolismo óseo, como se pensaba.

Es posible que niveles de vitamina D por encima del rango de referencia normal (hasta 100 nmol/L) puedan disminuir el tiempo de recuperación frente al entrenamiento, aumentar la fuerza y la producción de potencia y aumentar la producción de testosterona, lo que en conjunto podría potenciar el rendimiento deportivo.

Sin embargo, sabemos poco, todavía, sobre cual es la ingesta óptima de vitamina D, las formas específicas de vitamina D que uno debe ingerir, y las distintas interacciones entre la vitamina D y la vitamina K que afectan la calcificación arterial y provocan hipervitaminosis.