El kéfir es una supuesta bebida probiótica que promueve la salud producida a través de la fermentación de la leche con granos de kéfir, que están compuestos por varias especies de hongos y bacterias. El consumo de kéfir se ha asociado con numerosos beneficios para la salud, incluidos niveles más bajos de inflamación, efectos anticancerígenos, niveles más bajos de colesterol en suero, mejor digestión y salud intestinal, reducción de la hipertensión y regulación de las especies reactivas de oxígeno. Las especies de Lactobacillus forman una parte importante de los granos de kéfir y constituyen una abrumadora mayoría de especies bacterianas presentes. Si bien el kéfir se originó en la región del Cáucaso de Europa del Este, se ha extendido por todo el mundo, y se han encontrado cepas artesanales en Asia, África, América del Sur y Europa occidental y oriental. En esta revisión, se analizan los beneficios para la salud asociados con las cepas de Lactobacillus más comúnmente estudiadas que se encuentran en el kéfir.